pero despertarse a las 8:30, con la perspectiva de hacer todas las tareas del dia,
es de-pri-men-te. ah, ni modo. Ah, y es domingo, de paso.