Detesto a los plomeros. Esos enanos, malditos, retorcidos, deformes, son incapaces de hacer un fregadero de mierda en el cual se pueda trabajar en comodidad, noooo, necesitan que uno llegue y les pague una millonada para poder hacer algo que si se hubiese hecho con mas espacioooo no hubiese habido tantos problemas.

Por eso estoy lleno de escombros, me destroze mis manos, y estoy agotado. Cabrones!!!

Los detesto.