Mas sueño imposible. Y el gato anda desquiciado. Creo que pronto le tocara despedirse de su masculinidad, ya que aparentemente eso es lo que lo vuelve idiota. Lo cual parece aplicar tambien al animal humano, simplemente nadie se ha sentado a analizar los efectos de la castración sobre el hombre. O por lo menos, nadie tiene las bolas para hacerlo.🙂