Con el permiso de Erik Larsen y Comic Book Resources, me apropio el título y el tono de la columna One Fan’s Opinion para usarlos a mi antojo y darles la vuelta como mejor me parezca. Esto es internet y todo se vale.

El problema, en mi opinión, es que en internet todo el mundo es un experto, o un informador veraz, o un periodista. La libertad para publicar lo que salga de tu mente, sin freno ni mordaza, le da a uno la libertad de asumir que lo que reside en tu cabeza es la verdad más absoluta (y a veces, la verdad revelada). Yo no escapo de eso, evidentemente. Además, en internet, pocos admiten que existe la posibilidad de estar equivocados, e incluso admitiendola, no hay manera de contrastar sus opiniones, en gran parte porque los que quieren contrastar la opinión tampoco son capaces de admitir que pueden estar equivocados. Circulo vicioso este que no parará nunca (y que no se inventó en internet, es tan viejo como Platón).

En toda subcultura, este fenómeno se agudiza, a niveles que no se si deberían causar risa o simplemente lástima. A veces no se si pensar que las subculturas estan formadas todas por adolescentes con problemas de atención, o que la gente está loca. La verdad puede ser una combinación de ambos, o la respuesta es que el loco soy yo y debería internarme en un manicomio ya. (Por cierto, se aceptan links de instituciones que ayuden a esto. Uno nunca sabe cuando serán útiles.)

En todo caso, hoy en día me interesa el mundillo del Manga y Ánime (Más notas: Ok, tiempo de ser estrictos. Es ánime, anime o animé? Mientras no salga de dudas, usaré Ánime que es como yo lo pronuncio en mi vida diaria. Y si se preguntan por qué es así, acuerdense de sus clases de primaría y las reglas de acentuación, que yo no respeto excepto cuando me acuerdo) en Venezuela, denominado desde este instante “frikiverso” o “FV” si tengo flojera (Nota: Si alguien tiene copyright a este término, me dice para agregar los correspondientes créditos). Hace más o menos 1 año atrás, yo estaba convencido de que no existía algo así en Venezuela, el país de las mises y los misters. Digo, en que momento entre la rumba y la cerveza el venezolano puede dedicarse a una actividad tan absurda y fastidiosa como el Ánime y/o el Manga, y más aun, dedicarse con intensidad y fanatismo que raya en la religión. Yo nunca pude, y todavía no puedo. Conozco gente a la que le gusta el ánime, y lo baja con cierta regularidad (de alli me inicie en el eMule por alla en el 2001 y comence a bajar series como degenerado), además de ser fan del comic desde hace mas de 10 años, y con internet me enteré del manga y pude bajarme algunos. Pero hasta allí. Siempre fui, entre mis conocidos, el único que marginalmente sabía de comics y ánime, el que más tiempo le dedicaba a la afición. La mayor interacción que tenía con el sub-mundo eran los foros en inglés sobre comics,alguno que otro blog de escritores de comics y los sites de noticias de comics. Lo cual me malcrió, lo admito, ya que muchos foros en ingles tienden a ser inmensamente civilizados (y manejados con mano de hierro) lo cual reduce el nivel de idiotez al mínimo. Además, como la dinámica era tán diferente, mi participación era mínima, nunca tuve encontronazos gráves, aún cuando cometí una que otra metida de pata que me enseñaron valiosas lecciones. Una vida ideal, pues.

Como hace un año me enteré de que existen las convenciones. E inocentemente, con esperanzas y la inocencia de un niño, voy, dado que además se me hacía cercana a mi trabajo. Luchando contra el trabajo y la esposa embarazada, me embargo en la nueva aventura. Claro, antes me asesore con Google y me consigo con el amplio y establecido (aparentemente) FV. Shock! Espanto! Existen tantos? De donde salieron? Oh, valiente nuevo mundo (Con mis disculpas a Aldous Huxley) por qué me ocultas tus maravillas? Para hacer un cuento largo corto, y dejar de desvariar, entro de cabeza a todo eso. La curiosidad mato al gato, como siempre.

Casi entrando, y lo primero que encuentro es la gran variedad de expertos y conocedores. La inmensa cantidad y calidad de gente con vastos, infinitos, inconmesurables, extensos, que se pierden en la distancia, conocimientos. No solo del manga y ánime, sino de la vida, el universo y todo lo demás. Gurús bajados del cielo que se dignan a visitar este mundo solo brevemente porque somos miseras criaturas necesitadas de iluminación. Lo cual esta bien y todo eso, en internet todo se vale. Pero lo segundo, y eso todavía hoy me hace masticar arena hoy en día, es la necesidad de descalificar al otro. No es que sea dificil, pero si a ver vamos, es absolutamente necesario hacerlo en todos los casos? Hay ocasiones de ocasiones, pero personalmente uno ve ejemplos aquí y alla de comentarios hechos con la mejor de las intenciones y la mayor de las inocencias (el asfalto del camino al infierno) que son deshechas, desvinculadas y destrozadas al máximo. Y no quieran las deidades (somos abiertos a cualquier religión, ponga la suya en el espacio) que se toque al “establishment”. Ni con el petalo de una rosa. Ni con la “l” de “lame”. El “establishment” representa la crema y nata del FV, figuras de amplia trayectoria e intachable comportamiento incapaces de errar, cuya mera palabra provoca que te sangren los odios, cuya mera escritura debería ser guardada por las generaciones como textos sagrados. Algo nunca visto por mí, pero me imagino que es la idiosincracia local. Pero ciertamente, el FV es como un “circulo” selecto, donde los únicos cuya opinión vale son los que se encuentran dentro del “establishment”, y todos los demás o cayan o se van.

Entonces que queda para el fan de a pie? De aquel que le dedica unas horas de ocio a su afición, que le gustan algunas series y quiere compartir sus opiniones? Que desea eventos de calidad? Que simplemente cree que la vida es para divertirse y aprender? El silencio, probablemente. Porque la disención es mal vista, la opinión silenciada y el fan oprimido (Si, si, exagero. Pero si no exagero, como hago? Sería de los más aburrido, no?). Por supuesto, de nada ayuda que la mayoría de los fans tengan problemas de analfabetismo funcional, dislexia profunda e incoherencia estrema.Y que todos se creen parte del intocable “establishment”, por lo que su opinión vale más que su peso en oro.

Personalmente, yo soy solo un fan. Veo ánime, leo mangas y asisto a convenciones cada vez que el tiempo y la familia me lo permiten. No me interesa afiliarme a grupos ni participar en ningún tipo de actividades, tengo mi tiempo saturado. Mis opiniones están basadas en mis experiencias y reflexiones, creo ser capaz de unir varias frases con cierta coherencia (pero la opinión de cada quien puede variar) y tengo una ortografía relativamente decente (pero una caligrafía horrenda y una carencia eterna de acentos). Tengo conocimientos bastante decentes de etiqueta on-line y no escribo en mayúsculas minúsculas fantasiosas o tengo intenciones de llenar esto de groserías e insultos. No siento la necesidad de responder a ataques en mi contra y en general soy bastante pacífico. Acepto comentarios, criticas e insultos (pero los últimos no los publicaré, pero los guardaré como material para columnas que no haya tenido tiempo de hacer). Como blogger tiendo a ser muy malo, no actualizo con la suficiente regularidad para mantener el interés. Pero tengo 2 o 3 columnas en mente, y probablemente las complete esta semana, por lo que por lo menos 3 o 4 semanas de actualizaciones tengo. Después, bueno, la red es vasta e infinita. Si hay interés seguira, si no hay interés, seguirá.

Esto es todo, actualizaré los martes, a cualquier hora, y sin garantía de regularidad. Mi opinión es opinión justa ni imparcial, no sirvo a nadie más que a mi mismo y no pretendo establecer pauta. El máximo reto es tratar de mantener la coherencia, tener conclusiones que parezcan ser válidas y practicar mi escritura.

Al final del día, esto es simplemente la opinión de un fan, y admito que puedo estar equivocado.

Coda: Un comentario sobre los comentarios, o como me gusta llamarlo, un “meta-comentario”. Todos los comentarios son moderados. Más que nada para evitar el spam de los robots que hay por la red y siempre terminan fastidiando. Por otro lado, los comentarios llenos de insultos y/o particularmente incoherentes, no serán publicados porque creo en el debate, pero no en la idiotez. Pero ningún comentario se perderá, a la final son excelentes para alimentar futuras columnas que no pueda tener listas a tiempo.