En Japón, un hombre gastó 170.000 $ en muñecas “reales” producidas por Orient Industry, para tenerlas en su casa y “jugar” con ellas. El tipo las baña, las vista, las coloca en diferentes posiciones, viendo televisión, en la cama, etc. Lo más interesante es que el sujeto es parte de una nueva “moda” que se está dando en Japón, la cual afecta a hombres de mediana edad, los cuales prefieren gastar entre 850 y 5500 $ por “muñeca” para ahorrarse el problema y las frustraciones asociadas a las mujeres “reales”. Además del supuesto “costo” de mantenimiento de alguien de verdad. Aún cuando creo que 170.000 $ es muy muy exagerado.

Revisando la página de Orient Industry (ni de chiripa voy a poner el link, busquen ustedes por google) las muñecas son bastante menos realistas que las que produce Real Doll, pero igualito provocan escalofrios. No me puedo imaginar tener esos maniquies sueltos por la casa. Definitivamente, me quedo con las de carne y hueso.

Fuente: Gizmodo