Desde La Ventana de Saouri, me han mandado una gran tarea, y es tratar de seguir este meme de anime, que está dando vueltas como siempre por la bloguesfera. La tarea, aunque en apariencia simple, es bastante complicada para mí: Listar 5 personajes de anime que considero relevantes, o que me han marcado en mi “historia” de otaku. Que no tengo, porque nunca me he considerado otaku y transito por un camino friki bastante diferente, pero el reto está allí y hay que asumirlo. Así que, dandole. Pero advertencia, el último va a ser trampa, pero hay que hacerlo.

El heroe impasible

Los que ven este blog saben que “Suzumiya Haruhi no Yuutsu” es uno de mis ánimes modernos favoritos. Y si bien quisiera decir que Haruhi me dejo impresionado, en realidad me gusto y me sentí mucho más identificado con Kyon. El pobre resulta opacado por la hiperactividad de Haruhi, y más que participar, resulta arrastrado a la vorágine que se genera al rededor de Haruhi. Además, resulta que es el personaje más importante de toda la trama, si no lo creen, veanla completa

Ganar, siempre
Durante su estadía en Animax (y aparentemente volverá o ya volvió) me parece que “S.Cry.Ed” no recibió la atención que merece. Quizás porque parece un ánime shonen más, quizás porque tiene sus defectos, o simplemente no afecto la sensibilidad de la mayoría. Sin embargo, cuando lo ví la primera vez hace años, me impresionó la fuerza de la trama, y sobretodo, la personalidad de Kazuma. Curioso porque si uno lo analiza, es igual que muchos protagonistas de Shonen, pero la necesidad de avanzar, el enfoque en un solo ideal y el hecho que a pesar de estár de acuerdo en algunos aspectos con su rival, su único proposito es vencerlo, le dan una cualidad especial, que hasta ahora a veces me parece útil. Porque aún cuando suene simple, no hay obstaculo muy grande si uno se lo propone y está claro en un objetivo.

Paz y Amor
Hacia la mitad de “Trigun” es que uno entiende bien al personaje de “Vash The Stampede”. El que era más bien un cómico y medio idiota resulta ser una persona excesivamente preocupada por los demás, y aún que a pesar de todos los problemas, conserva el optimismo y buen humor, incluso en un mundo que parece que lo único que desea es utilizarlo como carbón para una fábrica, o exterminarlo como una cucaracha. Es simple, pero enfrentar el mundo con una sonrisa puede no ser la mejor opción, pero por lo menos divierte y te mantiene feliz.

No quiero luchar
Cuando oficialmente entré en el mundo otaku (por lo menos en el online) me conseguí que como yo, hay muchos fans de Evangelion. Pero algo que me di cuenta rápidamente, es que todos comparten un cierto odio, suave o feroz, contra Shinji Ikari. Y siempre me he preguntado por qué, dado que Shinji es el centro de Evangelion, es el eje a través del cual se pone en movimiento toda la maquinaría que representa la historia de evangelion. De hecho es él, Shinji, el que toma las decisiones esenciales de la serie, dictando el destino último de todos los personajes. Quizás el odio es por el hecho de representar una reversión profundo del mito del piloto mecha, el hecho que no es el valiente, arrojado y decidido piloto de antaño, aquel que no tiene dudas y se arriesga sin titubear, si no que es un adolescente fracturado, traumado y cobarde que no quiere pelear, que su primer instinto es correr tan rápido como pueda, tan lejos como sea posible. Pero quedarse en esa opinión es no reconocer que a través de la serie Shinji crece hasta llegar a un punto donde es un adulto pasable. Si, incluso en las películas, con esa escena que todos detestan, hay un crecimiento, una evolución hasta algo que puede pasar por un adulto, una aceptación de la realidad como es y no un sueño como pretenden los niños. O simplemente es posible que yo esté absolutamente pervertido, pero eso lo decide el que lee, no yo.

Máquinas de amor
Como todo muchacho normalde la época de “Mazinger Z”, este era uno de mis ánimes preferidos (o “comiquitas chinas” como le llamabamos en aquel entonces). Hoy en día la animación es cruda, los personajes simples y las tramas resultan repetitivas en general. Sin embargo, recuerdo muy bien el episodio donde sale la versión femenina de Mazinger, Minerva X. Aún cuando no recuerdo los detalles, ese robot dejó en mi mente una huella bastante profunda, porque aún hoy recuerdo perfectamente ciertas escenas del episodio, y el contenido emocional de este. Y es que la historia de amor, celos y muerte de Minerva X resalta por ser única, ya que su amor no es el personaje humano principal, si no la máquina principal, Mazinger Z. Aún cuando era su función, y se podría argumentar que era más un problema de diseño que de otra cosa, me encanto en ese tiempo todo el desarrollo de un personaje cuya vida se centraba en algo que es, en el mejor de los casos, una armadura gigante. Y es que Koji es secundario en ese romance entre máquinas, lo cual le da una “humanidad” al concepto de AI que se ve pocas veces, porque no es la máquina que ama al humano, como parece suceder normalmente, es la máquina que adora a otra máquina. Cariño infinito surgido de un corazon de metal.

La verdad, ante todo
Y aquí, procedo a hacer trampa. Primero porque eran 5 y este es 6. Segundo porque es ánime y el personaje es de un comic. Pero es que mencionar personajes que me marcaron y saltarme este, es ir contra mi naturaleza. Es más, es negar la esencia de lo que me llevó a ser bloguero, internetero, y generador de ideas virtuales. Y todo es culpa de Spider Jerusalem, el personaje principal de “Transmetropolitan”. Y es que yo erá un muchacho inocente, que apenas medio conocía esto de los comics, y de repente, por curiosidad, me compro el primer tomo de “Transmetropolitan”: “Back on The Street”. Y desde la primera hoja sentí que ya había llegado, que esa era la razón de todo, que la esencia de mi jornada a través del arte secuencial era poder leer las aventuras de Spider en un mundo que no es el nuestro, pero coño, es identico. Un futuro cercano lleno de aparatos, televisión, modificaciones corporales y sexo extraño. Y mientras muchos viven con los ojos cerrados, Spider mira ese universo con los ojos de un cínico, un hijo de puta que sabe que el mundo es una mierda, la gente es imbecil y la sociedad habría que incendiarla en una conflagración atómica; pero es el mejor lugar para vivir. El periodismo como un arma, como el más poderoso de los elementos que puede cambiar el destino del mundo, esa es la esencia de “Transmetropolitan”, y esa es la visión de Spider Jerusalem, una visión que todos los días trato de aplicar, online y offline.

Y ya, habían muchos otros, pero realmente estos fueron los más influyentes. Esto aquí muere, todos los posibles tagueables ya fueron tagueados.

P.D: Las imágenes fueron tomadas de : Kyon, Kazuma, Vash, Shinj, Minerva X, Spider Jerusalem.